Panteón de los Duques de Denia, 1904 y 1915

Patio de la Purísima Concepción.Cementerio Sacramental de San Isidro. Paseo de la Virgen del Santo, 78. MADRID.

Don Luis de León y Cataumber, encargó en 1904 a Enrique Repullés, entonces arquitecto de la Casa Real, y a Mariano Benlliure, la realización de un panteón para albergar los restos de su esposa Ángela Pérez de Barradas, I duquesa de Denia, que no pudo ver terminado por fallecer pocos meses después.
Construido en forma de pirámide truncada de granito, con las inscripciones y escudo de la casa ducal de Denia, su puerta de acceso está flanqueada por dos bajorrelieves en mármol que representan la Caridad y la Fe. Su interior es una amplia cripta abovedada revestida de mármol gris veteado. Sobre un sencillo basamento, reposan las estatuas yacentes de los duques talladas en lápidas de mármol de Carrara, que originalmente se alzaban sobre sus respectivos sarcófagos en bronce, actualmente desaparecidos al tiempo que las dos lápidas fueron gravemente dañadas. Al fondo, bajo un lucernario y sobre un altar, se alza un Cristo crucificado de mármol, realizado con posterioridad, en 1915, por encargo del II duque de Denia Carlos Fernández de Córdoba y Pérez de Barradas, al mismo tiempo que las sacras y candelabros de bronce también perdidos.
La pirámide servía de base a una impresionante composición escultórica, de unos seis metros de altura y en la que se combinaban mármol y bronce, que desapareció durante la década de la guerra civil. En la base, dos ángeles en bronce elevaban al cielo, la figura en mármol de la duquesa, formando una espiral ascendente que enlazaba con otro grupo de cuatro ángeles de bronce que portaban el féretro, dejando libre el alma que asciende hacía la eternidad y que sostienen la cruz que corona el conjunto.

Boceto original del proyecto del Panteón de los Duques de Denia.

Mariano Benlliure posando junto a la escultura.

Panteón de los Duques de Denia. Año 1.915

Panteón de los Duques de Denia. Año 2.013

Se puede apreciar los impactos de las balas durante la Guerra Civíl 

CEMENTERIOS

DEMADRID

RECOMIENDA